Aislar un falso techo de pladur: ¿Cómo lo hacemos?

El aislamiento térmico de un falso techo no difiere apenas, en su método de aplicación, de lo que es aislar paredes o tejados. El principio es básico: insuflar el aislamiento, el material aislante, en nuestro caso celulosa principalmente, en las cámara de aire disponibles, ya sea accediendo desde el interior o desde el exterior.

Lo hemos resumido y simplificado en exceso, tal vez. En este caso concreto, llevamos a cabo el aislamiento térmico mediante la aplicación de una manta de celulosa en el falso techo de pladur de una apartamento de 55 metros cuadrados en Martorell.

Aislar un falso techo de pladur: el procedimiento

En este caso concreto se trataba de un apartamento en Martorell de algo menos de 60 metros cuadrados de superficie con un falso techo bajo un tejado a dos aguas que genera una buhardilla no transitable sobre la que aplicamos la manta de celulosa.

Para introducir el material, y la manguera de aplicación, simplemente hubo que practicar un único registro de acceso (ver foto), que tras la aplicación del aislamiento térmico dejamos cerrado y listo para pintar.

El resultado, en un único día de trabajo, es una manta de celulosa de 25-30 centímetros que proporcionará a la vivienda protección térmica durante todo el año, en invierno y en verano, del calor, el frío y el ruido.

Aislar un falso techo de pladur como el que es protagonista de este artículo es una actuación de aislamiento térmico que se realizó en un único día de trabajo, sin más obra que el registro único de acceso al espacio diáfano entre el techo de pladur y el tejado del edificio.

El término «pladur» es una marca comercial registrada por la empresa Placo, que se utiliza comúnmente para referirse a un tipo específico de panel de yeso laminado. Sin embargo, en un sentido más amplio, el término «pladur» se ha generalizado y se utiliza para describir cualquier tipo de panel de yeso laminado utilizado en construcción.

El pladur, o panel de yeso laminado, está compuesto principalmente por yeso y cartón, y se utiliza ampliamente en la construcción para crear paredes divisorias, techos y revestimientos interiores en edificios residenciales, comerciales e industriales. Se caracteriza por ser un material ligero, fácil de manejar y de instalar, lo que lo hace muy popular en proyectos de construcción debido a su versatilidad y coste relativamente bajo.

¿Qué beneficios proporciona aislar un falso techo de pladur con celulosa?

Aislar un falso techo de pladur con celulosa puede ofrecer varios beneficios:

  1. Aislamiento térmico: La celulosa es un excelente aislante térmico que ayuda a mantener la temperatura interior de la vivienda más constante, reduciendo así la necesidad de usar sistemas de calefacción o refrigeración, lo que puede traducirse en ahorro energético.
  2. Aislamiento acústico: La celulosa también es un buen aislante acústico, lo que significa que puede reducir la transmisión de ruido entre diferentes espacios, proporcionando un ambiente más tranquilo y confortable en el interior del hogar.
  3. Sostenibilidad: La celulosa es un material ecológico y sostenible, ya que generalmente se produce a partir de materiales reciclados, como papel periódico. Esto puede ser una opción atractiva para aquellos que buscan soluciones de construcción más respetuosas con el medio ambiente.
  4. Resistencia al fuego: Dependiendo de la composición y el tratamiento de la celulosa, también puede ofrecer cierta resistencia al fuego, lo que contribuye a mejorar la seguridad en caso de incendio.
  5. Regulación de la humedad: La celulosa tiene la capacidad de absorber y liberar la humedad del aire, ayudando así a regular el nivel de humedad en el interior de la vivienda. Esto puede ser beneficioso para mantener un ambiente interior más confortable y saludable.

Cabe recordar que siempre que hablamos de ahorro energético estamos hablando también del ahorro económico producido por la optimización de los sistemas de calefacción y aire acondicionado. En definitiva, aislar térmicamente con celulosa es más rentable que un plan de pensiones.

En resumen, aislar un falso techo de pladur con celulosa puede proporcionar una serie de beneficios relacionados con el aislamiento térmico, acústico, la sostenibilidad, la seguridad contra incendios y la regulación de la humedad, lo que contribuye a mejorar el confort y la eficiencia energética del hogar.

Puedes contactar con nosotros para valorar las opciones de mejora del aislamiento térmico de tu vivienda, sin compromiso alguno. Notarás la diferencia.

Aistercel y Biocultura: una cita ineludible

Aistercel y Biocultura: una cita ineludible

Un año más, Aistercel estará presente en Biocultura Barcelona, que se celebra en el Palau Sant Jordi desde el 9 al 12 de mayo. BioCultura llega a su trigésima edición, nuevamente en el Palau Sant Jordi de Barcelona, al amparo del auge de la producción, ventas y...