Aislamiento térmico de paredes con celulosa

El aislamiento térmico con celulosa en las paredes mejorará la calificación energética de tu hogar. Y la eficiencia es sinónimo de ahorro.

El método de insuflado en cámara consiste en acceder a la cámara de aire de la pared para rellenarla de celulosa. Se crea una masa homogénea, libre de juntas, que convierte las paredes en muros térmicos capaces de proteger la vivienda del frío, el calor y el ruido.

Aislar paredes desde el exterior:

El método de insuflado en cámara es exactamente el mismo. Únicamente varía el punto de acceso a la cámara de aire. En este caso, desde el exterior. En ambos casos se crea una masa homogénea de celulosa, libre de juntas, que convierte las paredes en muros térmicos capaces de proteger la vivienda del frío, el calor y el ruido.

El método de insuflado es válido para cualquier tipo de pared, para cualquier tipo de vivienda. Cuando se lleva a cabo el aislamiento térmico desde el exterior, las molestias aún son menores

 

En un solo día y sin apenas obra

Protección contra el frío, el calor y el ruido

Absorción acústica de hasta 7 decibelios

Aislante natural y sostenible

Para todo tipo de viviendas

Triple Protección

La celulosa que insufla Aistercel protege contra el frío, el calor y el ruído.

Aislante natural y sostenible

Porque procede de papel reciclado y porque para su fabricación se precisa mucha menos energía que para otros aislantes no naturales.

Ahorro Seguro

Aislar las paredes, el techo o la cubierta de tu casa es ahorrar más de un 40% en las facturas de calefacción y aire acondicionado para siempre.

Mejora el confort

La celulosa ayuda a regular la humedad ambiental y es efectiva para humedades por condensación.

Para siempre

La celulosa no se apelmaza, no mengua y no se asienta con el paso del tiempo. Es un aislante térmico y acústico para toda la vida.